sábado, 19 de enero de 2013

Una sociedad muerta. I: La clase política

Los últimos casos de corrupción de que tenemos noticias afectan ya en España casi a todos los partidos políticos, digo "casi" en un esfuerzo de generosidad. En este país, tenemos una clase política corrupta, una sociedad conformista o interesada, una sociedad muerta en valores. No nos engañemos, la sociedad civil está muerta porque son muchos los interesados en que este estado de cosas siga igual, son muchos los que viven de favores y prebendas, de chanchullos, son muchos los que no tienen otra profesión u oficio que ser político, y son muchos, a su vez, quienes dependen de ellos. Y no olvidemos, no hay corrupto si no hay un corruptor, ¿quien es mas impresentable?, ¿el  que corrompe o quien se deja corromper?. ¿Cómo hemos podido llegar a este estado de cosas, cómo es que la clase empresarial soborna a los políticos para tener ventaja sobre otros?, ¿qué ocurre con esas empresas que no han podido obtener, en justa competencia, adjudicaciones o concursos?, ¿abocadas al cierre? ¿y sus empleados? O iniciamos ya desde la sociedad civil un proceso de regeneración moral y democrática o no tendremos futuro. ¿Quién va a ser el primero en dar ese paso?, ¿los políticos?, imposible, quién o quienes entonces, y cómo. Esta regeneración o limpieza tiene que empezar en los propios partidos políticos, sindicatos, patronales y demás, y debe terminar con una nueva ley electoral que haga posible la elección directa y democrática por el ciudadano de sus representantes. ¡Hay que reformar tantas cosas, la tarea es tan ingente!, pero es urgente, o la abordamos sin demora o no podremos destaparnos la nariz antes de salir corriendo del país. ¿Qué país, qué modelo,  estamos dejando a los más jóvenes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada